Había una vez
...muchas maneras de echar tu cuento
0   /   100

Después hablamos

Comenzar a leer

Sus piernas ya era unos hilachos y su corazón un tambor a punto de romperse. Pero no fue hasta que soltó lo que venía cargando, cuando la montaña por fin le habló.

Leave a Reply

Your email address will not be published.